jueves, 3 de junio de 2010

EVALUACION ESCOLAR DESDE EL DECRETO 1290

El gran propósito de la evaluación es contribuir a la formación individual integral de los estudiantes, a asegurar el éxito escolar. La evaluación genera información útil para el estudiante, el docente, el colegio y en general, para el sistema educativo en su conjunto.

Al estudiante. La evaluación tiene como propósito al estudiante: para diagnosticar su estado de desarrollo, identificar características personales, intereses, potencialidades, ritmos y estilos de aprendizaje; para detectar sus logros y dificultades. Sirve para hacer seguimiento al desarrollo de sus competencias y con ello, reorientar su proceso educativo, para asegurar su formación integral. Desde luego, la evaluación sirve para determinar su promoción.

Al docente. La evaluación sirve de propósito al docente para valorar su plan de estudios, los contenidos, su metodología, sus recursos y el manejo del tiempo. Con ello puede fortalecer sus aciertos como docente e implementar nuevas estrategias e innovaciones que le permitan avanzar en una ruta de cualificación profesional.

A la institución. La evaluación sirve a la institución educativa para establecer el alcance de sus metas de calidad, para evaluar su modelo curricular, su pertinencia; en fin, para tomar decisiones orientadas al mejoramiento de las condiciones pedagógicas y del proyecto educativo, en su conjunto.

Al sistema educativo. Finalmente, la evaluación de los aprendizajes de los estudiantes sirve como propósito a todo el sistema educativo. Con la información consolidada, las autoridades educativas pueden valorar los planes existentes, el cumplimiento de las metas establecidas. Con ello pueden fortalecer o reorientar las políticas educativas en el ámbito municipal, territorial y nacional.

La evaluación integral del estudiante implica la valoración de sus dimensiones física, psicológica, intelectual y social. Esta última implica el desarrollo afectivo, comunicativo, ético y estético. En cada una de estas dimensiones existen procesos entendidos como sucesión de etapas.

La auto- evaluación ubica al estudiante como protagonista:

La evaluación es un proceso participativo en el cual el estudiante actúa como protagonista. la auto- evaluación es el ejercicio que realiza el propio estudiante para identificar sus logros, reconocer sus dificultades, comprender las metodologías propicias y utilizar los recurso adecuados. Todo ello con el fin de tomar decisiones que le permitan avanzar con éxito en el proceso de aprendizaje. Tomar conciencia de su proceso formativo con el fin de autoregularlo, es el sentido de la auto - evaluación.

Pero, el conocimiento del estudiante de su propio proceso es limitado, por ello requiere la visión de otros para mejorar esa comprensión. El docente, al evaluar al estudiante, le ayuda a tomar conciencia de sus logros, comprender las causas de sus dificultades, el valor de las metodologías, el manejo del tiempo y el sentido de los recursos. Este es el sentido de la hetero-evaluacion: Mejorar en el estudiante el conocimiento de su propio proceso de aprendizaje y contribuir con su auto-regulación.

Si la auto-evaluación realizada por el estudiante y la hetero-evaluacion desarrollada por el profesor confluyen de manera permanente, se establece un dialogo en el cual interactúan las valoraciones de ambos sobre logros, dificultades, metodologías, tiempos y recursos. Es importante este acercamiento para evitar que los juicios emitidos por el maestro se conviertan en sentencias inapelables. Encontrar una comprensión mutua entre el docente y el estudiante sobre el estado de su proceso formativo, es el sentido de la co-evaluacion.

La calificación es una operación inmersa en la evaluación

La calificación es una operación inmersa dentro del proceso de evaluación, consiste en asignar un valor dentro de una escala, bien sea cualitativa o cuantitativa, definida, de acuerdo con criterios e indicadores de logro. A veces, los educadores, en nuestro afán por obtener guarismos del desempeño de nuestros estudiantes, restringimos la evaluación a la simple actividad de calificar. De esta manera desdibujamos la evaluación, le quitamos su carácter de retroalimentar el proceso y lo convertimos en un juicio expresado en un valor cualitativo o cuantitativo. Para mitigar este riesgo, sugerimos aplicar la evaluación de manera permanente como estrategia de refuerzo, de retroalimentación del proceso educativo. Es preciso, entonces evaluar bastante y calificar de vez en cuando.

Ilustración I: Evaluar muchas veces, calificar pocas veces.

Como la finalidad de la evaluación es asegurar el éxito en el aprendizaje de los estudiantes, es preciso evaluar de manera permanente y calificar de vez en cuando.

Escalas de calificación:

Existen escalas cualitativas y cuantitativas; las primeras, están constituidas por un conjunto de valores discretos que expresan el grado de logro de los aprendizajes en términos de cualidad. Este tipo de escalas ofrecen la ventaja de ser comprensivas en su significado: el nombre de cada valor, por si mismo expresa un significado que aporta alguna idea sobre el grado de cualidad, en este caso, el aprendizaje de los estudiantes. Pero por ser discretas tienen la ventaja de la discontinuidad. La escala es de aproximación, no permite expresar gradientes o diferencias entre los cuatro valores.

Las escalas cuantitativas eliminan, en parte, el sesgo subjetivo y permiten, además, la expresión de gradientes más finos, porque se puede establecer un conjunto de valores de mayor continuidad.

La desventaja de las escalas cuantitativas es que los números, aparte de demostrar las relaciones de cantidad, no expresan valoraciones cualitativas.

La calificación de los aprendizajes en Colombia se rige por una escala nacional cualitativa por una escala nacional cualitativa. No obstante las instituciones educativas pueden definir otras escalas, bien sean cualitativas o cuantitativas, las cuales pueden usar internamente, como marco de referencia “institucional”. Para efectos de certificación del aprendizaje de los estudiantes, las calificaciones se expresan en la escala nacional.

La escala Nacional:

Para efectos de la calificación, existe una escala nacional definida en el artículo 5 del decreto 1290 con los siguientes valores: desempeño superior, desempeño alto, desempeño básico y desempeño bajo.

La promoción es uno de los efectos de la evaluación

En sentido general, promover significa pasar de un estado inferior a un estado superior de desarrollo. El estudiante se promueve cuando comprende un nuevo concepto, cuando incrementa una determinada habilidad o destreza, cuando adquiere un nuevo logro, cuando aprueba un grado, cuando culmina un ciclo o cuando finaliza un nivel educativo. En este sentido, la promoción puede ser corriente o gradual. Es corriente cuando se adquiere un nuevo conocimiento y gradual cuando termina un determinado grado.

Teniendo en cuanta que la promoción se base en el reconocimiento de la existencia de diferencias en el ritmo de aprendizaje, en teoría la promoción gradual podría ser: anticipada, normal o posterior, de acuerdo con el momento en que se presente con respecto al año lectivo definido oficialmente.


tomado de Ignacio Abdón Montenegro Aldana, Cómo evaluar el aprendizaje escolar. Aplicación del Decreto 1290 de 2009, Cooperativa Editorial Magisterio, 2009

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada